Foucault; ‘los Anormales’, Una Genealogía de Lo Monstruoso; Apuntes Para Una Historiografía de la Locura.

Foucault; ‘los Anormales’, Una Genealogía de Lo Monstruoso; Apuntes Para Una Historiografía de la Locura.


Autor:
Descarga:
Ver y descargar el material

Tags:

El presente artículo busca dar cuenta del concepto de anormal desarrollado por Foucault y sus alcances médicos, jurídicos y políticos. Dictado en el Collège de France entre enero y marzo de 1975, el curso sobre Los Anormales prolonga los análisis que Michel Foucault consagró desde 1970 a la cuestión del saber y el poder; poder disciplinario, poder de normalización, biopoder. A partir de múltiples fuen tes teológicas, jurídicas y médicas, Foucault enfoca el problema de esos individuos ‘peligro sos’ a quienes, en el siglo XIX, se denomina ‘anormales’. Define sus tres figuras principales – los monstruos, que hacen referencia a las leyes de la naturaleza y las normas de la sociedad, los incorregibles, de quienes se encargan los nuevos dispositivos de domesticación del  cuerpo, y los onanistas, que dan pábulo, desde el siglo XVIII, a una campaña orientada al di sciplinamiento de la familia moderna. La presente investigación se aboca, asimismo, a las transformaciones de la pericia psiquiátrica en materia penal, desde los grandes casos de monstruosidad criminal hasta el diagnóstico de los delincuentes ‘anormales’. A partir de múltiples fuentes teológicas, jurídicas y médicas, Foucault, como se verá,  enfoca el problema de esos individuos ‘peligrosos’ a quienes, en el siglo XIX, se denomina ‘anormales’. Define sus tres figuras principales – los monstruos, que hacen referencia a las leyes de la naturaleza y las normas de la sociedad, los incorregibles, de quienes se encargan los nuevos dispositivos de domesticación del cuerpo, y los onanistas, que dan pábulo, desde el siglo XVIII, a una campaña orientada al disciplinamiento de la familia moderna. Los análisis de Foucault toman como punto de partida los peritajes médico legales que aún se practicaban en la década de 1950. Para esbozar luego una arqueología del instinto y el deseo, a partir de las técnicas utilizadas en la confesión y en la dirección de conciencia.