Tag: Deleuze

Lógica Del Sentido

¿Acaso no es fílmica la forma de nuestra conciencia cuando se deja guiar por el sentido común?

En las páginas que siguen se encuentra de todo, y más, y lo contrario de todo. Como generalmente ocurre, las primeras líneas de su texto, aún refiriéndose a Lewis Carroll, se aplican al propio texto de Deleuze de un modo sospechosamente ajustado: su obra tiene de todo para complacer al lector actual, libros para niños, especialmente para niñas; palabras espléndidas, insólitas, esotéricas; claves, códigos y desciframientos; dibujos y fotos; un contenido psicoanalítico profundo, un formalismo lógico y lingüístico ejemplar. Y más allá del placer actual, algo otro, un juego del sentido y del sinsentido, un caos-cosmos … Tal vez por ello sea éste uno de los raros libros de este tiempo que pide plegarse sobre sí mismo, y ser leído dos veces; porque, como en tantas ocasiones ocurre con los grandes filósofos, muchas veces lo que afirma o niega, sus tesis o sus argumentos, son lo de menos, lo importante es el recorrido: porque es como si enseñara lo que sabemos que no puede enseñarse; como si nos enseñara cómo se produce el quiebro de lo involuntario en el curso de ese transcurrir monótono de nuestra conciencia que demasiado a menudo llamamos pensar; como si mostrara cómo el pensar se engendra en el seno del pensamiento. Como si nos enseñara, algo más, un poco mejor, en qué consiste ese algo raro llamado pensar.

MIGUEL MOREY
Barcelona, invierno de 1987.

Metamorfosis. Hacia una teoría materialista del devenir

Desde sus inicios, los estudios feministas se han caracterizado por el cruce fecundo de disciplinas intelectuales diversas, un análisis crítico de la codificación patriarcal de los saberes recibidos y la apuesta por el desarrollo de un proyecto político. Un envite que Rosi Braidotti retoma con nuevo vigor en este ambicioso libro. La autora arranca de su concepción filosófica de la diferencia sexual elaborada a través de la discusión con la obra de Gilles Deleuze y Luce Irigaray. A partir de este paradigma, enjuicia severamente tanto las lecturas más complacientes y mutiladoras que se hacen de estos autores como toda una serie de conceptos fraguados en la celebración posmoderna de la disolución del sujeto, la ausencia de certezas absolutas, la idealización de las transformaciones provocadas por el desarrollo de las nuevas tecnologías y la fuga aparente de los dualismos. Su objetivo es encontrar representaciones y figuraciones que realmente sirvan para transformar la realidad social en vez de contentarse con las frágiles apariencias y celebraciones gratuitas de la crítica cultural posmoderna. En “Metamorfosis”, la ética, la sexualidad, la tecnología, la carne, la sostenibilidad, el deseo y la especificidad histórica son los vectores del devenir del sujeto político en los albores del milenio.

Bioarte. Una estética de la desorganización

“A modo general se agrupa bajo el término Bioarte la relación teórico-práctica entre prácticas artísticas contemporáneas y técnicas emergentes en biotecnología(s). En función a esta relación generalizada, podemos describir el Bioarte como un apelativo que engloba aquellas practicas artísticas que utilizan la biotecnología(s) como medio, ahora bien, como cualquier definición genérica, ésta es una definición inconclusa. La definición de Bioarte es una cuestión problemática, en parte debido a su juventud en tanto que práctica artística. No hay un acuerdo sobre qué englobar dentro de Bioarte, ni sobre el uso del término, ya que también se hace referencia a Bioarte como Transgenic Art , Genetic Art , Life Art  o Biotech Art …”