Autores: VASQUEZ ROCCA Adolfo

Peter Sloterdijk: Experimentos Con Uno Mismo. Ensayos de Intoxicación Voluntaria Y Constitución Psicoinmunitaria de la Naturaleza Humana

Se indaga en torno a la intoxicación voluntaria, dentro de un programa general encaminado a la experimentación con el propio cuerpo, método que encuentra sus fundamentos en la idea de la medicina romántica donde, según Sloterdijk, los efectos de las dosis en el hombre sano y el enfermo se reflejaban de manera especular. Es aquí donde se origina una ambiciosa semiótica de la medicación farmacológica, no sólo del endomorfinismo de la especulación, sino también de mecanismos endocrinos o quimioéticos

Foucault; ‘los Anormales’, Una Genealogía de Lo Monstruoso; Apuntes Para Una Historiografía de la Locura.

El presente artículo busca dar cuenta del concepto de anormal desarrollado por Foucault y sus alcances médicos, jurídicos y políticos. Dictado en el Collège de France entre enero y marzo de 1975, el curso sobre Los Anormales prolonga los análisis que Michel Foucault consagró desde 1970 a la cuestión del saber y el poder; poder disciplinario, poder de normalización, biopoder. A partir de múltiples fuen tes teológicas, jurídicas y médicas, Foucault enfoca el problema de esos individuos ‘peligro sos’ a quienes, en el siglo XIX, se denomina ‘anormales’. Define sus tres figuras principales – los monstruos, que hacen referencia a las leyes de la naturaleza y las normas de la sociedad, los incorregibles, de quienes se encargan los nuevos dispositivos de domesticación del  cuerpo, y los onanistas, que dan pábulo, desde el siglo XVIII, a una campaña orientada al di sciplinamiento de la familia moderna. La presente investigación se aboca, asimismo, a las transformaciones de la pericia psiquiátrica en materia penal, desde los grandes casos de monstruosidad criminal hasta el diagnóstico de los delincuentes ‘anormales’. A partir de múltiples fuentes teológicas, jurídicas y médicas, Foucault, como se verá,  enfoca el problema de esos individuos ‘peligrosos’ a quienes, en el siglo XIX, se denomina ‘anormales’. Define sus tres figuras principales – los monstruos, que hacen referencia a las leyes de la naturaleza y las normas de la sociedad, los incorregibles, de quienes se encargan los nuevos dispositivos de domesticación del cuerpo, y los onanistas, que dan pábulo, desde el siglo XVIII, a una campaña orientada al disciplinamiento de la familia moderna. Los análisis de Foucault toman como punto de partida los peritajes médico legales que aún se practicaban en la década de 1950. Para esbozar luego una arqueología del instinto y el deseo, a partir de las técnicas utilizadas en la confesión y en la dirección de conciencia.

Peter Sloterdijk: El Animal Acrobático, Prácticas Antropotécnicas Y Diseño de Lo Humano

En el presente artículo se profundiza en el concepto de “antropotécnica”, desarrollado in extenso por Sloterdijk en una de sus obras más recientes, Has de cambiar tu vida, donde se aborda la historia de la intervención del hombre sobre el hombre, desde las antiguas tradicio nes filosóficas de Oriente y Occidente hasta internarse en las modernas tecnologías génicas. Sloterdijk sostendrá que es a través de la noción de antropotécnica por la que el hombre des – oculta los caracteres latentes de su prehumanidad.  Es a causa de su i nfradotación orgánica que el ser humano despliega su potencial técnico. No es, entonces, que el hombre haga “uso” de la técnica, sino que el hombre es, en sí mismo, un animal técnico.

Arte Conceptual Y Posconceptual. La Idea Como Arte: Duchamp, Beuys, Cage Y Fluxus

En el arte conceptual la idea o concepto prima sobre la realización material de la obra y el mismo proceso – notas, bocetos, maquetas, diálogos – al tener a menudo más importancia que el objeto terminado puede ser expuesto para mostrar el origen y desarrollo de la idea inicial. La verdadera obra de arte es la idea. El arte conceptual es un arte crítico y corrosivo, pone énfasis en lo mental, en la ideación de las obras, relegando en importancia su realización material o sensible. Junto a este reduccionismo de lo manual, existe en las obras de arte conceptual una hipervaloración del trabajo de arte, como una actividad reflexiva, tanto mental como experiencial. Los artistas conceptuales abogan por un decidido rechazo de los aspectos mercantiles del consumo de arte y al mism o tiempo, muchos de ellos intentaban imbricar su actividad artística en un contexto más amplio de preocupaciones sociales, ecológicas e intelectuales, por oposición a la producción de objetos diseñados según criterios utilitaristas y funcionales al establishment cultural.

Baudrillard y Danto: simulacros y políticas del signo después del fin del arte

Mientras Arthur C. Danto discutía sobre el fin del arte y el linde de la historia, los escritos de Jean Baudrillard tributaban a una obsesión que ya estaba en sus primeros libros: el signo  y sus espejos, el signo  y su producción febril en la sociedad de consumo, la virtualidad del mundo  y La transparencia del mal . En Crítica de la economía política del signo estudiaba con un enfoque materialista la mercantilización del signo; en sus libros posteriores   (Las estrategias fatales , El crimen perfecto), volverá sobre su argumento con una torsión crítica: de qué forma la mercancía  y la sociedad contemporánea están consumida s por el signo, por un artefacto que suplanta  y devora poco  a poco lo real, hasta hacerlo subsidiario. Lo real existe por voluntad del signo, el referente existe porque hay un signo que lo invoca. Vivimos en un universo extrañamente parecido al original ―las cosas aparecen replicadas por su propia escenificación ―, en lo paródico de los simulacros ―en el círculo vicioso― que es donde el mundo parece develar su ausencia total de sentido .